‘Atic Atac’

aticatac“Nunca creí en fantasmas o monstruos…

No hasta ahora,  no hasta que las puertas del castillo se cerraron a mi espalda…

¡No hay llave! ¡Estoy atrapado!

¡Ayuda! ¡Ayuuuuda!

Nadie puede oírme… Estoy solo…

¿Por qué las puertas se abren y cierran de golpe?

¿Hay alguien ahí?

¡Ayudaaaaaaa!

Veo como extrañas formas se materializan ante mí. Me miran de manera malvada…

Pasos. Algo baja por el corredor…

Algo grande… Algo frío…

Debo correr rápido. Rápido ¡Ayuuuuda!

Debo escapar antes que sea tarde”.

(Traducción del prólogo incluido en las instrucciones)

Todo el mundo tiene juegos generacionales, yo también. Uno de ellos, el primero, me marcó profundamente a la tierna edad de 10 añitos. Transcurría el año 1983 y una conjunción triple tuvo lugar. Yo, mi recién estrenado Spectrum de 48k, y Atic Atac.

Escapar de un laberíntico castillo era mi cometido controlando a uno de los tres héroes disponibles: Knight, Wizard o Serf. Para ello debía encontrar una llave compuesta de tres piezas, unirlas y abrir el gran portón. Durante mi periplo, debía enfrentarme a un sin fin de criaturas que se materializaban en la estancia que me encontrara para darme caza.

043871
Algunos sprites del juego

El castillo tenía cinco plantas, todas conectadas por escaleras, trampillas y pasajes secretos. Las trampillas solo iban en una dirección, abajo, y los pasajes secretos se usaban dependiendo del héroe que controlaras. El caballero podía usar los relojes de pared, el mago las librerías y el siervo los barriles empotrados. Ambos también diferían en armas que no en efectos: hachas para el caballero, conjuros el mago y dagas el siervo. El siervo corría un poco más que el resto de personajes, siendo su inercia mayor, y haciéndolo algo más difícil de controlar. Y digo corría, porque este juego era una carrera contrarreloj donde tu salud mermaba por segundos. Ésta se hallaba representada por un enorme y suculento pollo asado que se iba quedando en los huesos. Había un buen número de comida repartida por el mapeado para regenerar el apetitoso pollo y por ende nuestra salud. Pero si moríamos, teníamos tres vidas, una tumba señalaría el lugar y allí permanecerías hasta finalizar la partida. Un mudo recordatorio de nuestra falta de habilidad jugando.

El castillo, aunque de manera simple, estaba muy bien representado. La vista era cenital y daba un aspecto de profundidad, gracias al diseño de los muros y paredes de las estancias y la caverna. El mobiliario y diferentes elementos decorativos vestían habitaciones y pasillos. Existían diferentes tipos de puertas. Unas de color blanco que se abrían y cerraban aleatoriamente pasado un tiempo y otras de colores: rojas, azules, verdes y amarillas. Éstas se abrían con sus correspondientes llaves del mismo color. Salvo la llave amarilla que tenía emplazamiento fijo, el resto estaban repartidas al azar por el castillo. Una vez franqueadas estas puertas permanecían abiertas para lo que restara de partida.

images

Existían multitud de enemigos. Todos morían de un golpe si eran alcanzados por nuestras armas arrojadizas. Podíamos disparar en las ocho direcciones y las armas rebotaban contra las paredes. También encontrábamos unos enemigos especiales que eran inmunes a nuestras armas. Estos eran Drácula, Frankenstein, la Momia, el Jorobado de Notredame y el Demonio. Para acabar con ellos o ahuyentarlos, dependía del monstruo en cuestión, habían repartidos por el mapeado unos objetos en concreto.

Todo esto nos lleva a la gestión del inventario. Sólo podíamos acarrear tres objetos y había muchos que portar y usar. Así que teníamos que dejar objetos de manera temporal en una habitación para coger otro, usarlo y volver a recoger el anterior.

Como podéis leer, todo un adelantado a su tiempo en cuestión de mecánicas jugables. Un bello preámbulo de lo que estaba por venir. Los hermanos Stamper, Tim y Chris, desarrollaron un sobresaliente juego que permanece en mi memoria y en la de muchos jugadores aún hoy en día. Éste fue uno de los grandísimos juegos desarrollados para Ultimate Play the Game por estos hermanos. Luego le seguiría la trilogía de Sabreman, Alien 8, Night Shade y muchos más… Pero eso, es otra historia.