El pelo de Michael Landon

La moda de poner telefilmes baratos en la sobremesa de los fines de semana no es nueva. Que en los 90 y en la década siguiente, con la competencia entre las privadas en plena ebullición, las cadenas hicieran un esfuerzo por programar exitazos de taquilla para toda la familia a la hora de la siesta no nos debe de hacer olvidar aquellos años en los que la TVE (la única televisión de aquel entonces…otro día hablaremos de aquel intento de privada que fue Canal 10) se hinchaba a programar aquellas películas lacrimógenas que, se nos avisaba, estaban “basadas en hechos reales” o, como a la gente le gustaba repetir en inglés macarrónico “based ona true estory”.

Continuar leyendo “El pelo de Michael Landon”

Cine juvenil (¡con canciones!)

El pijo por excelencia se llamaba Ricky Lacoste y era la némesis de David Summers en Sufre, mamón (1987, Manuel Summers). Continuar leyendo “Cine juvenil (¡con canciones!)”

La juventud

Aplauso es el primer programa musical para la juventud que recuerdo haber visto. Era muy molón y salía una gente de campanillas como Tequila. Me siguen gustando los Tequila. Aplauso estaba dirigido por una momia llamada José Luis Uribarri que tenía una voz preciosa y que desentonaba en aquel elenco de presentadores jóvenes como una cucaracha en un pastel de boda. Continuar leyendo “La juventud”

Misterios ochenteros

A la audiencia en los 80 le cabía un melón. Esa es la sensación que le da a uno cuando ve la cantidad de series míticas con efectos especiales de chichinabo, las actuaciones de medio pelo y las producciones made in ‘estamos pasando muchas fatiguitas’.

Continuar leyendo “Misterios ochenteros”

Eres un hijo de puta, Michael Knight

En los 80 no estábamos familiarizados con el concepto de ‘audiencia’. Al haber solo dos cadenas el medidor del éxito de un programa era sacar la cabeza por la ventana y ver si en la calle había mucha gente o poca. Si la emisión de una película o una serie coincidía con una inusual ausencia de personal en las calles es que lo estabas petando. Por ejemplo: cuando TVE comenzó con su  programación matutina (un avance que nos llevó a las puertas del siglo XXI) decidió que Los ricos también lloran inaugurara sus emisiones de ficción en dicha franja. Fue el primer ‘culebrón’ emitido en nuestro país. Entendiendo como ‘culebrón’ aquella telenovela de larga duración producida en un país de Iberoamérica. Continuar leyendo “Eres un hijo de puta, Michael Knight”

De aulas y jaulas

Pink Floyd se desgañitaban pidiendo a los profesores que dejaran a los alumnos en paz. Tú eras un enano que sobrevivía en unos colegios pobretones cuyas aulas olían a pollo mojado o seco según la climatología de los días. Sobrevivías a esa raza voraz de los repetidores de amplio espectro que se tiraban en la escuela hasta los 15 años y que administraban su poder con los métodos de un Señor de la Guerra liberiano o a aquellos maestros que tenían la mano nerviosa y ligera. Continuar leyendo “De aulas y jaulas”

Coppola

Coppola se volvió majara rodando Apocalypse Now (1979). Literalmente perdió la chaveta en la selva de Filipinas mientras intentaba convertir El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad en una historia sobre Vietnam. Mejor: la historia de cómo el capitán Willard (Martin Sheen) viaja hasta las entrañas de la selva para asesinar al Coronel Kurtz (Marlon Brando) y, en el camino, se obsesiona con el tipo. Continuar leyendo “Coppola”

Niños incorrectos

Vivíamos en un mundo donde la palabra subnormal era la de uso más corriente para referirse a personas con Síndrome de Down. Incluso había un día instituido, El día del Subnormal, para recoger fondos al estilo del Domund o del día de la banderita de la Cruz Roja. Las señoras mayores se referían a los niños de Síndrome de Down como ‘mongolitos’ porque los médicos que salían en la tele o entrevistaban en la radio usaban la palabra ‘mongólico’ para referirse a la minusvalía. Continuar leyendo “Niños incorrectos”

Hughes: perdedores y ‘raritos’

Si algo nos enseñó John Hughes es que los ganadores no eran de fiar… ¿Qué quién es John Hughes? Pues uno de los mejores guionistas y directores de los años 80 y 90; y uno de los papás del cine juvenil ochentero. Hughes nos enseñó que había una vida después del instituto y que, con certeza, los dolores de la adolescencia se curaban con la madurez y, en el caso de la muchachada estadounidense, con la salvadora posibilidad de ser aceptado en una universidad situada a unos miles de kilómetros de casa y de la gente que te lo hizo pasar mal en el instituto. Continuar leyendo “Hughes: perdedores y ‘raritos’”

Juegos de guerra (fría)

Los que éramos niños en los 80 solo temíamos, como Abraracurcix, que el cielo se cayera sobre nuestras cabezas. No es que la cosa pudiera tomarse a chiste: en los tiempos de la Guerra Fría (ese conflicto algo más que diplomático y algo menos que bélico) el mundo estaba dividido en dos bloques ideológicamente irreconciliables (eso nos contaban) que, tarde o temprano, romperían el delicado equilibrio y se lanzarían todo su arsenal nuclear. Continuar leyendo “Juegos de guerra (fría)”

La película ‘infantil’ de Pajares y Esteso

Pese a  lo que pudiera parecer, Andrés Pajares y Fernando Esteso sólo formaron pareja cómica de 1979 a 1984. Cinco años en los que les dio tiempo a rodar nueve películas, todas ellas dirigidas por Mariano Ozores (el hombre que sólo perdió dinero con una película, La hora incógnita (1963), y porque se puso en plan autor e hizo un peliculón); y todas ellas grandes éxitos de taquilla. Continuar leyendo “La película ‘infantil’ de Pajares y Esteso”

King of Kong

King of Kong: A fistful of quarters (Seth Gordon, 2007) cuenta la historia de la batalla personal que enfrentó a Steve Wiebe y Billy Mitchell. Una especie de Karpov-Kasparov, de Johnson-Lewis, de Alí-Frazer de los arcades. Continuar leyendo “King of Kong”