Hombre ‘apañao’

No sé si a ti te habrá pasado, querido lector, pero yo he escuchado en muchísimas ocasiones la expresión “hombre apañao” (apañado si vives en un lugar en el que se hable normal), para referirse a un hombre que tiene la capacidad de arreglar cualquier desperfecto de su casa (o de las demás), de conocer al dedillo el motor de un coche o, en casos algo más extremos ya, saber podar un seto con la forma de un falo bien grande si así se le requiere. Continuar leyendo “Hombre ‘apañao’”

“Cosas que yo tengo y vosotros no” (V)

Acaba el año y “Cosas que yo tengo y vosotros no”. Después un mes lleno de historias increíbles, aquí tenéis las últimas.

Continuar leyendo ““Cosas que yo tengo y vosotros no” (V)”

Cosas que yo tengo y vosotros no (IV)

Una semana más, y van cuatro, volvemos al ataque con un puñado de historias de las que tocan directamente en la patata porque, como siempre, son muy de verdad.

Continuar leyendo “Cosas que yo tengo y vosotros no (IV)”

Cosas que yo tengo y vosotros no (III)

Tercera entrega con cinco nuevas historias personales e intransferibles que, seguro, te van a gustar.

Continuar leyendo “Cosas que yo tengo y vosotros no (III)”

Cosas que yo tengo y vosotros no (II)

Seguimos esta semana haciendo el retrato de la nostalgia en el que cada brochazo lo das tú.

Arranco con otro objeto de mi infancia para que nadie piense que se me ha ocurrido la sección para tocarme los huevADELANTE CON COSAS QUE YO TENGO Y VOSOTROS NO. Continuar leyendo “Cosas que yo tengo y vosotros no (II)”

Cuando Lola Flores saltó al campo de fútbol

Pocas veces el fútbol femenino ha recibido tanta atención durante su corta vida en España como el día en que se disputaron las Folclóricas y las Finolis. Todo lo que pasó antes, durante y después del partido fue puro espectáculo pero sirvió para hacer visible la imagen de la mujer en el deporte y  sacarla de los fogones. Continuar leyendo “Cuando Lola Flores saltó al campo de fútbol”

Cosas que yo tengo y vosotros no (I)

Manuel se levanta a las seis de la mañana. Como cada día, mientras se calienta el café, saca un par de magdalenas de las que guarda en el segundo cajón de la cocina, justo debajo del de los cubiertos y un puñado de pinzas de tender que apartó para cerrar las bolsas que se quedan a medias. Como la de las magdalenas. Continuar leyendo “Cosas que yo tengo y vosotros no (I)”