¿Qué harías si supieras que hoy es tu último día con vida?

A las buenas, querido lector.

Hacía ya algo que no me dirigía a ti, pero los acontecimientos mandan y yo sólo soy esclavo de ellos. Durante todo este tiempo no he podido evitar hacerme varias preguntas. Preguntas que me iré contestando, o al menos lo intentaré, a lo largo de varios artículos. Pero la que formulo con el título del propio artículo se impone claramente al resto. Si no has estado atento te la repito: ¿Qué harías si supieras que hoy es tu último día con vida? Continuar leyendo “¿Qué harías si supieras que hoy es tu último día con vida?”

La chica del autobús

 

Uno de mis pasatiempos favoritos cuando voy en el autobús es observar a las otras personas con las que comparto espacio durante un rato. Me gusta jugar a adivinar cómo puede ser su vida a través de los trocitos que se les van escapando, sin querer.

Subo al autobús y me coloco, de pie, al lado de una chica que está custodiando una maleta de gran tamaño. «Irá a la estación de tren, para pasar el fin de semana fuera», pienso. Pero no me da tiempo a jugar mucho más porque, de repente, después de hacer una llamada telefónica, la chica se aproxima al conductor del autobús. Continuar leyendo “La chica del autobús”

Comprar tiempo libre

El que más y el que menos ha descargado cosas de manera no del todo lícita. Y no, que nadie se ponga digno ahora, habéis —hemos— descargado, sin pagar: películas, discografías, imágenes, series, videojuegos, etc. La afición del futuro presente es la de consumir productos multimedia sin medida. Llevar p’alante cinco o seis series y un par de películas semanales. Como si fuéramos seguratas de garita (con todos mis respetos para ellos). Para cumplir esta difícil obligación autoimpuesta hemos tenido que tirar de torrents, emules y streaming gratuito. Continuar leyendo “Comprar tiempo libre”

Los pasos perdidos

Esta mañana, mientras me duchaba, las he visto, después de mucho tiempo. Mis ojos están tan acostumbrados a ellas que ya no les presto atención. Tengo que hacer un ejercicio de concentración para fijarme en que siguen aquí. Hace mucho que sé que no tienen ninguna intención de abandonarme —y lo tengo perfectamente asumido y me da igual, marcas de cremas milagrosas que me estáis leyendo y os estáis frotando las manos en este preciso momento. Continuar leyendo “Los pasos perdidos”

Hombre ‘apañao’

No sé si a ti te habrá pasado, querido lector, pero yo he escuchado en muchísimas ocasiones la expresión “hombre apañao” (apañado si vives en un lugar en el que se hable normal), para referirse a un hombre que tiene la capacidad de arreglar cualquier desperfecto de su casa (o de las demás), de conocer al dedillo el motor de un coche o, en casos algo más extremos ya, saber podar un seto con la forma de un falo bien grande si así se le requiere. Continuar leyendo “Hombre ‘apañao’”

Sensibilidad sentida

Veo a mi sobrina, de tres años, triste, porque su mejor amiga le ha dicho que ya no quiere ser su amiga, y se me rompe el corazón. A una parte de mí le encanta que sea una niña sensible, pero a la otra le horroriza, porque sabe que le espera toda una vida de sufrimiento. Lo sé porque yo he estado ahí. Y sigo ahí, a pesar de los muchos e inútiles intentos por cruzar la línea y colocarme al otro lado, con los otros: en el lado de los sin (sin sentimientos ni empatía).

Continuar leyendo “Sensibilidad sentida”

Lo de quedar para follar y los follamigos

Hay cosas que llegan de Estados Unidos a España y cosas que no. Lo del amor libre y los hippies fue una de las cosas que se quedaron a medio camino, por desgracia. Sí que había algunos grupos de lo que llamábamos, en los 80, “gente rara”. Eran los menos.

El sexo libre de prejuicios se quedó estancado por culpa del puritanismo y la teocracia del Tito Paco. Y su alargada sombra se extendió hasta no hace mucho. La del puritanismo, la del Tito ya tal. Aunque en los USA tampoco es que estén muy avanzados en algunas zonas. Continuar leyendo “Lo de quedar para follar y los follamigos”

Vecinos

En las mudanzas se hace limpieza de trastos y de vecinos. En esta última he dejado atrás un sofá y el idilio secreto entre mi vecina de arriba —La Tacones— y mi vecino de enfrente —El Guapito—, sin que La Médica, la mujer de El Guapito, supiera nada. O eso me imaginaba yo.

Me he quedado con las ganas de saber cómo continuaba la historia que me iban contando, a trozos, unas paredes demasiado finas y la falsa sensación de intimidad y confianza que te da el cerrar la puerta de tu casa y pensar que allí estás a salvo de todo. Continuar leyendo “Vecinos”

La revolución de los drones (y II)

Al comienzo de las Navidades hablábamos sobre los drones: esos curiosos dispositivos voladores que están llenando nuestros cielos, ya sea como juguetes recreativos o como poderosos compañeros de grabación de vídeo. En este sentido, en la última boda que estuve, el equipo de fotografía venía acompañado de uno de estos amigos a modo de ojo aéreo que todo lo ve. Continuar leyendo “La revolución de los drones (y II)”

Las mujeres también tenemos pelos

Desde pequeñita –y ahora la cosa no ha cambiado mucho– siempre vi que en las películas las mujeres nunca tenían pelos en las axilas, en las piernas… o en el bigote. Yo crecí fijándome siempre en lo que hacía mi padre, un hombre que no se ha dejado influenciar por la moda de las barbas frondosas. Continuar leyendo “Las mujeres también tenemos pelos”

Nos encanta que nos lo den todo gratis

A las buenas, mi queridísimo lector.

Este artículo es un flujo de pensamientos algo descontrolado que me recorre el cerebro y me va a costar bastante ordenarlo, por lo que te pido disculpas de antemano si algo suena poco coherente o si a veces mezclo churras con merinas. Pero tiene una explicación, todo esto es lo que me viene a la cabeza tras una polémica sin mucho sentido y que sólo es el comienzo de todo lo que te voy a contar. Así que te pido que no te quedes con el principio y lo hagas más con toda la reflexión que ello me trae. Continuar leyendo “Nos encanta que nos lo den todo gratis”

Navidad

De las Navidades de cuando era pequeña recuerdo mis mofletes colorados porque la calefacción en casa de mi abuela Pepa estaba siempre altísima; las cenas alrededor de la mesa, cuando todavía estábamos todos; la ensaladilla rusa de mi madre, que aún hoy sigue siendo un plato que le pedimos que prepare en estas fechas; las sesiones al piano, después.

Continuar leyendo “Navidad”

La revolución de los drones (I)

Va a ser uno de los regalos tecnológicos de estas Navidades. Sin embargo, no nos confundamos, no es un juguete. Se trata de un gadget que está a punto de explotar para crear de la nada un jugoso nicho, dentro de un mercado de consumo ávido de novedades. ¿Os imagináis que dentro de unos años todo el mundo lleve su dron de vacaciones? Yo si. Y es que también dudábamos de las tablets, los smartphones o las cámaras DSLR.
Continuar leyendo “La revolución de los drones (I)”

Tres días

El otro día ocurrió algo extraño. Decidimos que antes de que la retiraran de cartelera, debíamos ver el (innecesario) remake de Los Siete (aburridos) Magníficos.
De pequeño vi la original con el gran Yul Brynner, Charles Bronson y el maravilloso Steve McQueen, y ese detalle, unido a que poseo el dudoso super poder de no olvidar jamás el final de una película, hicieron que mi capacidad de sorpresa ante el desenlace de los acontecimientos que plantea esta nueva cinta era más bien escasa, nula o nanai de la china. Continuar leyendo “Tres días”

‘Enter your password’

Mi primera contraseña, chispas, fue el pin de la tarjeta de Cajamadrid que me dieron al abrir mi cuenta joven. Cuatro números.

Mi siguiente contraseña fue la de Hotmail. Unos pocos números más. 123456, claro. Continuar leyendo “‘Enter your password’”

Coolt Navidad

Siempre que se acercan estas fechas es muy sencillo toparte de bruces con lo que te voy a contar. Es tan habitual que creo que ni ya le prestamos atención, pues es la comidilla de todos los años y nuestro cerebro ya lo tiene registrado como algo cotidiano. No es otra cosa que el recurrente comentario sobre si gusta o no la Navidad. No emplearé la palabra “odio”, si leíste mi anterior artículo sabrás por qué (y si no, qué narices, te invito a hacerlo). Continuar leyendo “Coolt Navidad”

La fiebre por comprar Spectacles: las gafas de Snapchat

Hay un robot expendedor en medio de un aparcamiento. Una cara sonriente pronto se ve rodeada por una miríada de jóvenes, con fajos de billetes en la mano, entonando en clásico shut’up and take my money!. Unos minutos después, y con una cola de cientos de compradores aún ansiosa, la máquina anuncia que ya no quedan unidades. La multitud se diluye, el robot desaparece y no se vuelve a saber de ella hasta unos días después, en otra parte de Estados Unidos. Y se repite la escena.
Continuar leyendo “La fiebre por comprar Spectacles: las gafas de Snapchat”

Cuando Lola Flores saltó al campo de fútbol

Pocas veces el fútbol femenino ha recibido tanta atención durante su corta vida en España como el día en que se disputaron las Folclóricas y las Finolis. Todo lo que pasó antes, durante y después del partido fue puro espectáculo pero sirvió para hacer visible la imagen de la mujer en el deporte y  sacarla de los fogones. Continuar leyendo “Cuando Lola Flores saltó al campo de fútbol”

Los cinco sabores básicos

Últimamente no duermo muy bien, por lo que me dedico a no hacer nada de la forma más constructiva posible. Planeo la pérdida de tiempo de un modo tan meticuloso como absurdo. Cada noche igual, el mismo protocolo. Ceno a eso de las ocho, siempre en la cocina, sin televisor ni teléfono móvil que me pudiese evadir de una buena conversación, de una charla que últimamente nunca sucede. Llevo una década viviendo solo. Desde que me separé de Gloria no he vuelto a rehacer mi vida. “Como si antes hubiera tenido alguna” pienso en ocasiones.

Continuar leyendo “Los cinco sabores básicos”

Los últimos no-contactados del Amazonas

Es una de las imágenes que más me sorprenden cada año: una densa jungla milenaria, un claro entre los árboles, y un grupo de indígenas asustados mirando hacia el cielo. Se trata de una tribu de no-contactados: seres humanos como tú y como yo que supuestamente nunca se han encontrado con la mal llamada civilización.

Continuar leyendo “Los últimos no-contactados del Amazonas”

Odiar está de moda

En un principio este artículo iba a tener otro contenido, pero ha sido precisamente pensando en él lo que me ha derivado a este otro. Hoy os voy a hablar sobre mi particular visión sobre una palabra que cada vez se escucha más a menudo, y eso es sinónimo de que algo no funciona bien. Hoy te hablaré del odio.

Continuar leyendo “Odiar está de moda”

Ciencia-ficción cotidiana: la verdad de las mentiras

Leo en El Mundo un apasionante relato de amor salvaje, narrado con el ritmo novelesco y la grandeza sencilla de la firma de Pedro Simón. Va sobre un padre que abrirá los mares en dos con tal de salvar a su hija terminal. Nadia tiene tricotiodistrofia. Una enfermedad extremadamente rara que le hace, a sus once años, tener la mente de una niña de cuatro en un cuerpo de una mujer de 80. Continuar leyendo “Ciencia-ficción cotidiana: la verdad de las mentiras”

¡Arriba la calceta!

Pues sí, amigas y amigos. La calceta, hacer punto, es una actividad llena de beneficios que hoy queremos reivindicar desde aquí. Continuar leyendo “¡Arriba la calceta!”

Jaco

El jaco, la heroína, el caballo, el pico… infinidad de nombres para referirse a algo prohibido. Todo lo que es de dudosa práctica se trata con eufemismos.

Amados 80, sí, qué recuerdos: la tecnología empezaba a despuntar, el destape ya era una realidad, las salas recreativas estaban llenas de chicos ociosos, grandes películas en el cine, grandes musicos amenizando las emisoras… y en un rincón o detrás de un coche, un chaval de 22 años perdiéndoselo. Ajeno a la realidad, metiéndolo todo en un cilindro de plástico y empujándolo con un émbolo adentro de sus venas. Como si fuera un desagüe biológico.
Continuar leyendo “Jaco”

Hay mentiras que son poesía

Cada mañana me preguntaba lo mismo y le respondía que sí, que habíamos dormido abrazados toda la noche; pero era mentira, yo nunca dormía. Normalmente me limitaba a permanecer inmóvil, llegando a sentir su cálida respiración en mi nuca, como una corriente de aire africano con esencia a berbere. En ocasiones se asimilaba más a la densa masa de aire procedente de las fosas nasales de un rinoceronte blanco, de poco más de 3 toneladas, antes de comenzar una carrera que haría vibrar al miedo allá por donde pisara. Y me abrazaba, como quien se acopla a su nave nodriza. Como un botón, que tras un leve giro se introduce de un modo perfecto en su ojal, pasé a ser el vacío donde ella penetraba y se quedaba a dormir, acurrucada. Y entrábamos en otra dimensión. Una más pausada, donde no sucedía nada. Yo me giraba despacio, como quien pasea por el espacio con una misión establecida, alunizar en su torso semidesnudo. Examinaba cada rincón de su cuerpo, como quien se encuentra cara a cara con una obra de arte inesperada. Fuera, la luz de una famélica farola provocaba siluetas oscuras que danzaban sobre el cabecero, alguna incluso caía al suelo. Sobre sus caderas la sombra de un árbol que asomaba tras la ventana, como queriendo echar raíces en su lado de la cama. El reloj de la mesita era digital, por lo que carecía de ese terrible y molesto tic-tac que tanto echaba de menos. Cuando no hay nada que decir el silencio se convierte en un ruido intenso que ensordece al resto de los sentidos. Continuar leyendo “Hay mentiras que son poesía”

Mis padres no lo hicieron nada mal

Haber tenido un hijo me hace darme cuenta de muchas cosas. Es curioso, porque es algo que siempre me advirtió mi madre pero que nunca quise escuchar. Recuerdo haber escuchado en más de una ocasión la típica frase: “Cuando seas padre entenderás muchas cosas”. Y no puedo más que darle la razón. Continuar leyendo “Mis padres no lo hicieron nada mal”

El negocio de los ‘fakes’

A casi todos nos la han colado alguna vez: lees el titular de una noticia atractiva en Facebook, le das credibilidad… y pasas a comentarla con tus compañeros de trabajo, tus amigos, o tu familia. Los días fugaces en los que vivimos nos impiden dedicarle el tiempo necesario a analizar una noticia, contrastar la fuente, y juzgar su veracidad. ¿O no? Continuar leyendo “El negocio de los ‘fakes’”

Respeta a los mayores

“Respeta a los mayores” es una frase con la que muchos de los que hoy peinamos canas —algunos más que otros, ¿Eh, Dani Bordas?— crecimos. Continuar leyendo “Respeta a los mayores”

Todos y todas

—Buenas tardes a todos. Hoy tengo el honor de estar aquí… Veo una mano levantada en la primera fila. Las preguntas las responderé al final. Continuar leyendo “Todos y todas”

Armas de destrucción matemática

Esta semana llegó a mis manos Weapons of Math Destruction: How Big Data Increases Inequality and Threatens Democracy. Se trata de un interesantísimo libro de Cathy O’Neil, Doctora en Matemáticas y profesora de la Universidad de Columbia que huyó despavorida de Wall Street en cuanto vio que los grandes tiburones de la bolsa estaban jugando con fuego. Continuar leyendo “Armas de destrucción matemática”