La fiebre por comprar Spectacles: las gafas de Snapchat

spectacle-gafas

Hay un robot expendedor en medio de un aparcamiento. Una cara sonriente pronto se ve rodeada por una miríada de jóvenes, con fajos de billetes en la mano, entonando en clásico shut’up and take my money!. Unos minutos después, y con una cola de cientos de compradores aún ansiosa, la máquina anuncia que ya no quedan unidades. La multitud se diluye, el robot desaparece y no se vuelve a saber de ella hasta unos días después, en otra parte de Estados Unidos. Y se repite la escena.

No, no me he vuelto loco. Este espectáculo que acabo de narrar no es más que el estrambótico sistema de marketing viral que los responsables de Snapchat están explotando para vender sus gafas Spectacle. Se trata de un gadget, de unos 130 dólares, que simplemente te permite grabar 10 segundos de vídeo y subirlo a la red social de moda. Nada más, y nada menos.

spectacle-gafas

Este diabólico experimento sociológico tiene un objetivo: crear escasez y subir el valor percibido de un producto que, a priori, nadie diría que podría ser un éxito. En una época donde lo superfluo y lo inmediato es lo que vale, el poder compartir un vídeo efímero de lo que acabas de comer, o la última voltereta de tu perro, está a la orden del día.

Se rumorea que la máquina expende unos pocos centenares de gafas, y después se desactiva hasta que unos días después aparece en otra zona. Además, están aprovechando eventos deportivos, días especiales y otras fechas especialmente sensibles para las compras compulsivas.

spectacle-gafas

No sé vosotros, pero en mi caso este tipo de cosas me desconcierta. Entiendo su éxito, entre un determinado sector de la población, ya que su precio es bajo para un gadget (aunque no haga prácticamente nada). Lo cierto es que no creo que España triunfase como en los Estados Unidos (aunque por ahora no hay noticias de que pretendan cruzar el charco con el fenómeno).

Quizás si sacasen más aplicaciones o abrieran el código para que terceros pudieran desarrollarlas, la cosa cambiaría (como pasó con otras tecnologías como Kinect). Pero nunca se sabe.

¿Qué opináis? ¿Os haríais con una?

Autor: Dr. Pablo Aguilera

De pequeño, quería ser mago. Ahora, me gusta pensar que investigo para que la tecnología resulte útil y mágica a la sociedad. En 2015 gané el Premio Extraordinario de Doctorado en Ingeniería de Telecomunicaciones, y en 2016 me eligieron como Mejor Profesor de la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Me encanta la naturaleza, el deporte y hacer música, por lo que en cuanto pueda planeo una escapada.