Del Neoclor al Chic Para Ti

Nuestro día a día está cargado de acciones de mier…  monótonas, que intentamos olvidar en los descansos para ver la tele o echarle un vistazo a las redes sociales desde el móvil. Justo en ese momento vuelve a aparecer una aeróbica muchacha vestida con lentejuelas cantando esa canción que no paras de escuchar por todas partes, y la pregunta es ¿hubo vida antes del chic para ti, chic para mí?

Cantamos a todas horas, y por suerte o por desgracia, no es la primera vez que tarareas un anuncio que no consigues hacer desaparecer de tu cabeza. Pensar en publicidad sin lugar a duda es pensar en música (buena, mala o abominable pero pegajosa). Esas típicas cancioncillas pegadizas, que los publicistas llaman jingles, han formado y formarán parte de nuestro día a día. La música nos une, y nos hace cantar a todos en las mismas fechas “vuelve a casa vuelve…”, también nos provoca escalofríos al escuchar “me voy a Aurgi”, o simplemente nos hace bailar: “Del pita pita del…”.

La publicidad ha cambiado mucho hasta llegar a nuestros días, pero si hubo una época jugosa fue la de los años 80 y 90. Esta fue la denominada edad de oro en la publicidad española, situándonos a la cabeza del mundo justo por detrás de EEUU y Reino Unido. Las agencias desbordaban creatividad, frescura y atrevimiento, y eso era lo que hacía a los inversores extranjeros fijarse en nuestro país. Lo mejor de todo es que nosotros lo pudimos disfrutar cada vez que nos poníamos frente al televisor.

Si algo caracteriza a los años 80 españoles fue la movida, y quien mejor la ha capitalizado, sin duda ha sido Alaska, que nos espantaba con sus pintas nunca vistas en la televisión en el programa La Bola De Cristal, o prestaba su famosa canción Horror en el hipermercado para el anuncio de tomate Apis.

Aunque ella no fue la única en prestar sus temas para las promociones de productos, y es que Mecano nos enseñó a abrir una Coca-Cola al ritmo de una de sus canciones, y Gabinete Caligari puso banda sonora a Skol “al calor de amor en un bar”.

A los niños era a los que más locos nos volvía la tele, y éramos taladrados con el insistente estribillo del Comecocos de Atari…

La popular canción de “las muñecas de famosa” -que no consideramos necesario ilustrar con un vídeo, porque ha sido perpetrada y versionada hasta la saciedad- o la imborrable sintonía de “Bic naranja, Bic cristal”.

Pero si hay algo que nos volvía locos, eran los helados, y más si vienen acompañados de una pegadiza canción como era el caso de los helados Miko con su “Miko para ti, Miko para mí” (¿os recuerda a algo?)

Hablando de verano y televisión, hay otro apartado que se llegaba a convertir en asunto de estado: la canción de turno de la Vuelta Ciclista a España. Hay años mejores y peores, pero si tuviéramos que quedarnos con uno, sería “Me estoy volviendo loco” de Azul y Negro, que debutaron en el verano del 82. En esos descansos de televisión, nos gustaba aliviar nuestra sed con un buen refresco, y también teníamos bastantes para elegir, aunque no nos podíamos resistir al “dame Kas”, o a las “fantasías con Fanta” de Claudia Shiffer.

Por último, como buenos folklóricos declarados, no podemos dejar de barrer padentro, y mencionar la influencia de la cultura cañí en la publicidad. En los 60 y 70 teníamos a nuestras máximas representantes vendiendo televisores Philips (Carmen Sevilla), o pinturas Titanlux (Lola Flores, Rocío Jurado), pero los 90 no fueron menos y deslumbraron con el desfile de coches al ritmo de la saeta promocionando Renfe

O con una abnegada (y maravillosa) Mariana Cornejo cantando por Neoclor.

Sabemos que nos dejamos muchos temazos sin mencionar, pero siempre quedará Youtube para hacernos retroceder a nuestra infancia.

¿Cuál os marcó a vosotros?

Un comentario en “Del Neoclor al Chic Para Ti”

Comentarios cerrados.