Imagine, el juego de las cartas transparentes

Me gusta sorprenderme, descubrir cosas nuevas pero, casi siempre, cuando compro un juego ya sé lo que voy a encontrar dentro de la caja, cómo se juega y hasta cuáles son sus puntos flacos. Sin embargo, el otro día cayó en mis manos Imagine, un juego del que no había oído hablar en la vida.

Imagine es tan sencillo de explicar y de jugar que con solo ver la portada ya sabes de qué va la historia. El juego contiene 60 cartas de enigma con ocho enigmas (numerados del uno al ocho), unas cuantas fichas para llevar la puntuación y lo mejor de todo: 60 cartas transparentes con unos dibujos muy esquemáticos. Colocaremos estas cartas transparentes en la mesa haciendo un círculo grande de modo que estén todas a la vista y formaremos un mazo con las cartas de enigma. En nuestro turno cogemos una carta de enigma y otro jugador dirá un número del uno al ocho. Leeremos en voz alta la pista que nos da la carta y después tendremos que intentar que el resto de jugadores adivinen el enigma usando tantas cartas transparentes como queramos y usándolas como nos apetezca (sobre la mesa). Podemos hacer formas, moverlas, tapar parte de las cartas con nuestras manos… Lo único que está prohibido es hablar o hacer sonidos, formar letras o números y hacer gestos. Si algún jugador lo adivina, tanto él como el jugador que estaba colocando las cartas ganan un punto. En el momento que todos los jugadores han conseguido que adivinen dos de sus enigmas termina la partida y se hace recuento de puntos. Y ya. Así de fácil.

El manual propone una variante llamada “Imagina todavía más” en la que jugaremos sin las cartas de enigma y cada uno inventará los suyos propios.

Imagine nos llega a España gracias a Asmodeé. Está diseñado por Shintaro Ono, Singo Fujita, Motoyuki Ohki, Hiromi Oikawa y Shotaro Nakashima e ilustrado por Shintaro Ono y Laura Michaud. 

Todo un descubrimiento. Se que jugaré muchas partidas a este juegazo porque se le puede sacar a todo el mundo, se explica en un minuto y se juega rapidito. Es algo así como una evolución de los juegos tipo Pictionary pero con la ventaja de que ya está todo dibujado y tenemos que combinar estos dibujos para expresarnos. Sólo le encuentro un pequeño “defecto”: es imprescindible una mesa o tapete o superficie de color blanco para que se vean bien todos los dibujos y símbolos de las cartas. Nada grave. Me ha gustado mucho y estoy deseando poder jugarlo con gente diferente a ver qué locuras se les ocurren.

Generalmente, antes de que un nuevo juego entre en casa ya me he visto el “desprecintando deluxe” de Análisis Parálisis, el tutorial de Masivi en Zacatrus TV, el “gameplay” de La Mazmorra de Pacheco y el de FrikiGuías, me he escuchado todos los podcast para ver qué opinan de él los expertos de Vis Lúdica, Días de Juego, Más Madera, La Colina de Avalon y Planeta de juegos, me he leído el manual, la “tochorreseña” de Misut Meeple y he consultado la BGG (Board Game Geek) para ver qué posición ocupaba y si tenía un “peso” suficiente para que encajara en mi ludoteca.

Otras veces, simplemente cae por casualidad en mis manos una joya como esta. Sorprenderse es maravilloso.