La revolución de los drones (I)

drone

Va a ser uno de los regalos tecnológicos de estas Navidades. Sin embargo, no nos confundamos, no es un juguete. Se trata de un gadget que está a punto de explotar para crear de la nada un jugoso nicho, dentro de un mercado de consumo ávido de novedades. ¿Os imagináis que dentro de unos años todo el mundo lleve su dron de vacaciones? Yo si. Y es que también dudábamos de las tablets, los smartphones o las cámaras DSLR.

Por otro lado, el gigante tecnológico de Facebook acaba de anunciar planes para llevar Internet a áreas cuyos habitantes no han tocado un ordenador en su vida. Se trata de zonas remotas del Amazonas o del corazón de África. ¿Cómo? Pues si más ni menos que utilizando drones autónomos propulsados por energía solar y dirigidos por su propia inteligencia artificial. Por ahí, volando solos durante meses.

drone

Ayer pasaba por una tienda de aeromodelismo, de esas que lamentablemente (aunque en mi familia hay mucha afición) suelen estar bastante vacías. Cuando entraba por la puerta, apenas se cabía en la tienda. Un cuadróptero volador zumbó rozándome la cabeza, mientras el hábil piloto del establecimiento mostraba a un padre y su hijo las piruetas que podían hacer con su nuevo juguete.

En este sentido, la normativa es estricta. Es cierto que depende de cada país, y que en España las leyes son relativamente laxas. Por ejemplo, este fin de semana me contaba un amigo que no pudo llevar su dron a México porque su vuelo exige la obtención de numerosos permisos: no en vano, los narcos los utilizan para introducir droga en los Estados Unidos. Como suena. La pillería siempre por delante.

drone

En nuestro país, sin embargo, basta con tener algo de precaución cuando operamos con él. Un dron para uso personal y recreativo no necesita licencia, pero no podemos volarlo en ciudades ni sobre multitudes. Tampoco tras la caída del sol, ni cerca de instalaciones críticas como aeropuertos o centrales nucleares. Lógico, ¿no?

En el próximo artículo profundizaremos sobre las cosas que puedes hacer con un dron, por qué nos llaman tanto la atención, la revolución técnica que han sufrido en los últimos años y la cantidad de ingeniería que hay detrás de estos gadgets. ¡Estad atentos!

Y es que … me voy a hacer con uno estas Navidades …

Autor: Dr. Pablo Aguilera

De pequeño, quería ser mago. Ahora, me gusta pensar que investigo para que la tecnología resulte útil y mágica a la sociedad. En 2015 gané el Premio Extraordinario de Doctorado en Ingeniería de Telecomunicaciones, y en 2016 me eligieron como Mejor Profesor de la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Me encanta la naturaleza, el deporte y hacer música, por lo que en cuanto pueda planeo una escapada.