PS4 Pro y Project Scorpio. El futuro ya está aquí

29536240375_1eeb76fd86_zDurante el pasado E3 Microsoft presentó Xbox One S y Project Scorpio. Tres meses después, Sony hacía lo mismo con Ps4 Slim y Ps4 Pro. De un plumazo, ambas compañías fracturaban la generación, ofreciendo revisiones más potentes de sus actuales sistemas .

¿Qué nos muestra Sony y Microsoft con este movimiento? ¿Consideramos fallidas la Ps4 y la One? Desde su salida, ambos sistemas estaban obsoletos. El Pc mostraba un poderío tecnológico muy superior al de estas consolas. Si quieres lanzar al mercado tu producto a un precio competitivo y no perder dinero con cada venta hay que realizar recortes. Y bien recortadas que salieron ambas. Pero todos nos lanzamos con los brazos abiertos a recibir estas nuevas consolas… y comenzaron las decepciones. Los prometidos 1080p y 60 fps no se veían en ningún AAA. El caso de la One era más sangrante si cabe. Con recortes en resolución mayores que en Ps4 para sólo obtener 30 fps. En muchas ocasiones esos 30 fps no eran estables y existían grandes caídas.

Además la VR ya está aquí y parece que la PS4 no va a ser lo suficientemente potente que las circunstancias exigen. El poderío extra de PS4 Pro hará la experiencia virtual mejor. En el caso de Microsoft, ésta tiene un acuerdo con Óculus para que su sistema sea compatible con la consola. Según declaró Phil Spencer a Wired: “los juegos VR probablemente serán una exclusiva de Scorpio”, y seguía:  “No queremos forzar que la realidad virtual esté en un terreno intermedio entre lo que estamos viendo en móviles y lo que nuestros clientes esperan”, en clara alusión a la PsVr y Ps4.

En lo que se refiere al juego en 1080p, estos sistemas son válidos para cumplirlas. Ya sabemos que Pro mejorará la experiencia a esta resolución si no se tiene una TV 4k. En el caso de Scorpio, en un primer momento Phil Spencer dijo que no, que todo quedaba igual. Más tarde, Spencer se desdice en declaraciones a Polygon y asegura que la experiencia mejorará un poco. Aunque si quieres aprovechar las bondades de Scorpio hay que tener una TV 4k.

El caso del 4k es diferente. En el caso de la Pro, dada su potencia, 4,2 Tflop, se queda corta en ocasiones para ofrecer 4k nativos. Podríamos, por potencia bruta, compararla con la GTX 1060 de Nvidia. Ésta, dependiendo de la memoria que posee, va de los 4 a los 4,4 Tflop. El desempeño de esta gráfica en 4k es discreto en juegos con una gran carga gráfica. The Witcher 3 por ejemplo, alcanza unos comedidos 22,6 fps. Lo que nos da una experiencia jugable pobre. Aunque ya hay juegos que correrán en esos 4k nativos, como son Smite, The Elders Scroll Online y The Last of Us. Así que en este caso PS4 Pro tendrá que usar técnicas de escalado a 4k.

Si comparamos Scorpio, 6 Tflop, con la 1070 gtx de Nvidia, 6,5 Tflop, observamos que su rendimiento en juegos a máxima calidad en 4k es bueno. The Witcher 3 alcanza una media de 36 fps. Es decir, jugable. Es decir, Scorpio será una plataforma adecuada para disfrutar de una 4k nativas solventes.

Todas estas comparaciones están realizadas sólo teniendo en cuenta la potencia bruta de las gráficas. Hay que recordar que tanto como Ps4 Pro y Scorpio son sistemas cerrados, al contrario que un Pc. Además de diferencias en la arquitectura, tipo de procesador, cantidad, tipo y velocidad de memoria Ram, etc

Ya conocemos el precio de Ps4 Pro, 400 euros. En el caso de Scorpio es toda una incógnita y no sabremos más hasta el E3 del 2017 presumiblemente. En palabras de Aaron Greenberg, máximo responsable del marketing de la división de Xbox a Dualshockers, Scorpio es un producto premium, es decir, un producto de gama alta. A raíz de estas declaraciones varios medios especulan con una fecha de salida próxima al fin del 2017 y un precio inferior a 1000 dólares.

Para disfrutar las 4k que nos ofrecen estos sistemas habrá que añadir a la lista de la compra un televisor compatible y que aproveche las bondades del HDR. Esto seguramente de más de un quebradero de cabeza al futuro comprador. Hay mucho donde elegir y no todo es lo más adecuado. Aunque esto es otra historia…