¡Son demasiados!

Cada vez que me siento a ver una buena Opera Space, saco mi cuadernito de tópicos en el que voy añadiendo rayitas, al igual que un preso, para cada una de las frases que espero se hayan introducido en el guión como “recursos estilísticos”. Y la que no falla nunca es “¡Son demasiados!”

“¡Son demasiados!” la puedes encontrar repartida, por ejemplo, a lo largo de casi todas las películas de Star Wars, pero de hecho, es uno de los recursos más utilizados en el momento en el que se presenta una buena batalla (espacial), y en general, cualquier batalla en la que se enfrentan unidades individuales de combate. Casi siempre la frase pasa desapercibida porque es apenas un segundo, siempre al inicio de la batalla, cuando la sangre empieza a hervir y el fregado se pone serio.

Este recurso estilístico de dos palabras nos explica muchas cosas: que la densidad de unidades de combate es muy grande y que uno de los dos bandos está en inferioridad numérica. Generalmente la frase la pronuncia un piloto desconocido (Rojo siete) y con ella se refuerza la victoria del bando que la pronuncia porque está claro que pese a disponer de menos efectivos, la épica propia de la batalla nos cuenta que a pesar de ser menos, son mejores, más hábiles y su táctica está diseñada por el General Ackbar (¿lo recuerdas? es el único calamar capaz de salir de una trampa perfectamente planeada)

Pero también es un recurso visual. Mostrar una gran batalla espacial es complicado. Así, en las películas, nos enseñan casi siempre combates individuales con un fondo de planos medios en los que hay una gran cantidad de naves y montones de disparos y explosiones. De hecho, es muy difícil mostrar un plano “grande” de una batalla espacial porque incluso cuando hay un gran número de unidades volando en un espacio relativamente pequeño, al abrir el plano lo único que ves es una colección de moscas brillantes sobre fondo negro.

"Mamá, hay moscas en el parabrisas"
“Emperador, hay moscas en el parabrisas”

Una de las pocas veces que verás un plano de este tipo para una batalla espacial ocurre en El Retorno del Jedi, cuando el Emperador Palpatine muestra a Luke Skywalker desde una ventana de la segunda Estrella de la Muerte el resultado de la trampa que tenía preparada contra la flota rebelde en inferioridad y lo único que se ve es eso: una colección de puntitos, muy lejanos, que quedan casi ridículos en pantalla y que no refuerzan nada “lo épico” del asunto. Y aún así Luke pone cara de vinagre.

Precisamente por esta total ausencia de garra visual es necesario mostrar al espectador la situación ya que solo está al tanto de lo que ocurre a través de vistas parciales, reforzando la historia con este tipo de recurso que dura un segundo pero que nos pone en perfecta situación de cómo pinta la cosa: que estamos en inferioridad, que el enemigo tiene la determinación de aplastarnos y que, casi con toda seguridad, vamos a ganar.

Así que para la próxima batalla espacial, ya sea la primera vez que la ves o si la estás revisitando, busca la frase. De hecho, es perfecta para hacer camisetas, junto con su compañera “¡Es una trampa!”, otro recurso que también nos indica claramente el resultado de la batalla, si la pronuncia un calamar, claro.

Autor: Carlos Burges Ruiz de Gopegui

Editor de faq-mac. Autor de libros electrónicos sobre Apple y productividad. Formador de LinkedIn, video2brain.com. Cínico, mal hablado, Viriato.