Cine juvenil (¡con canciones!)

El pijo por excelencia se llamaba Ricky Lacoste y era la némesis de David Summers en Sufre, mamón (1987, Manuel Summers). Continuar leyendo “Cine juvenil (¡con canciones!)”

Inocencia interrumpida

Nunca había ido con miedo por el barrio. El colegio estaba a cinco minutos andando de mi casa —«Ahí al lao», que decimos los madrileños, que, como todo el mundo sabe, medimos las distancias así—, el reguero de niños hasta el mismo era incesante y, aunque en el parque se veían algunas jeringuillas, la convivencia con los yonquis siempre fue pacífica. Continuar leyendo “Inocencia interrumpida”

Nostalgia

La nostalgia es una enfermedad bonita mientras no lo lleves al terreno de la obsesión. Personalmente, yo soy uno de esos nostálgicos-no-obesivos a los que les gusta recordar su infancia. Y cuando digo recordar, me refiero a que me gusta estar tirado en el suelo con mis hijos como si yo también tuviera 2 o 3 años viendo dibujos en la tele o cantando y bailando en el salón de mi casa. Y no me importa camuflarme de niño a diario aunque no vaya con ellos. Continuar leyendo “Nostalgia”

Eres un hijo de puta, Michael Knight

En los 80 no estábamos familiarizados con el concepto de ‘audiencia’. Al haber solo dos cadenas el medidor del éxito de un programa era sacar la cabeza por la ventana y ver si en la calle había mucha gente o poca. Si la emisión de una película o una serie coincidía con una inusual ausencia de personal en las calles es que lo estabas petando. Por ejemplo: cuando TVE comenzó con su  programación matutina (un avance que nos llevó a las puertas del siglo XXI) decidió que Los ricos también lloran inaugurara sus emisiones de ficción en dicha franja. Fue el primer ‘culebrón’ emitido en nuestro país. Entendiendo como ‘culebrón’ aquella telenovela de larga duración producida en un país de Iberoamérica. Continuar leyendo “Eres un hijo de puta, Michael Knight”

De aulas y jaulas

Pink Floyd se desgañitaban pidiendo a los profesores que dejaran a los alumnos en paz. Tú eras un enano que sobrevivía en unos colegios pobretones cuyas aulas olían a pollo mojado o seco según la climatología de los días. Sobrevivías a esa raza voraz de los repetidores de amplio espectro que se tiraban en la escuela hasta los 15 años y que administraban su poder con los métodos de un Señor de la Guerra liberiano o a aquellos maestros que tenían la mano nerviosa y ligera. Continuar leyendo “De aulas y jaulas”

Vida, muerte y resurrección de la flamenca de encima de la tele

En el verano de 2014 fuimos al Museo de Muñecas Marín. Llevábamos mucho tiempo planeando la visita a este templo de uno de los pilares de la España profunda por excelencia. Sin embargo, nunca llegábamos a dar el paso, en parte porque sólo abría los días entre semana y en horario de mañana. Menos mal que un día de julio allí nos presentamos, porque unos meses después cerrarían fábrica y museo. Continuar leyendo “Vida, muerte y resurrección de la flamenca de encima de la tele”

Cerca de las estrellas

No, no hablaremos del telescopio espacial Hubble hoy. Para cosas de ciencia en este magazine ya está Dani Bordas Continuar leyendo “Cerca de las estrellas”

Yo hice la comunión por los regalos

Somos mucho de decir “yo hice la comunión por los regalos” pero no nos engañemos. La hicimos porque quisieron nuestros padres, porque con esa edad no tienes ningún poder de decisión. Continuar leyendo “Yo hice la comunión por los regalos”

Con los ojos de un niño

Es inevitable pensar alguna vez en nuestra vida —y más de una vez, dos y tres— que cualquier tiempo pasado fue mejor. Sí, ya no hablo sólo de los que sentimos por nuestras venas esa sangre freak de la que tan orgullosos estamos, no, a todos nos ha venido ese pensamiento alguna vez. Si tuviera que enfocarlo a lo que en esta maravillosa revista se trata, podría aludir al ya tan manido “es que joder, antes sí que molaba la tv y los programas que daban”. Continuar leyendo “Con los ojos de un niño”

Si te digo…

Si te digo “juegos de mesa” seguro que empiezan a amontonarse recuerdos en tu cabeza: aquel Parchís de madera que tenía un Juego de la Oca por la otra cara del tablero, aquellas tardes de Trivial Pursuit luchando por conseguir todos los quesitos, el día en que te enseñaron como se movía cada ficha del ajedrez, esa partida de Monopoly que nunca conseguiste acabar, ese tablero de Risk lleno de soldaditos, un Party con toda la familia… Todos teníamos algún juego de tablero que sacar los días lluviosos, o uno de cartas para llevar a la piscina y jugar sobre una toalla. Continuar leyendo “Si te digo…”

Revisitar es mala idea

Revisitar no existe como palabra en el diccionario de la RAE. Es más bien una traducción directa y libre del “revisit” inglés. Para entendernos, volver a echarle un vistazo a algo. Ya venga el término del inglés o del zulú (se dice avakashele, por cierto), revisitar es mala idea.

¿Habéis vuelto a ver alguna película o serie que os marcó cuando erais pequeños? ¿Os ha parecido lo mismo al volver a verla veinte, o treinta años después? Correcto. Continuar leyendo “Revisitar es mala idea”