¡Y viva España!

Nada en este mundo, mirado con un mínimo de perspectiva, se puede atribuir a un solo cerebro, a un solo país, a una sola cultura. Muchos españolitos creerían que existe vida en Marte antes que admitir que la hubo antes de Manolo Escobar. Desfallecerían al saber que su himno no oficial, “Y Viva España”, es fruto del genio de dos belgas, Leo Rozenstraten  y Leo Caerts, y que su primera interpretación la realizó la cantante pop Samantha en 1972, en el dialecto flamenco del neerlandés. La letra resume la experiencia de una mujer belga en la España de los sesenta.