Las mujeres también tenemos pelos

Desde pequeñita –y ahora la cosa no ha cambiado mucho– siempre vi que en las películas las mujeres nunca tenían pelos en las axilas, en las piernas… o en el bigote. Yo crecí fijándome siempre en lo que hacía mi padre, un hombre que no se ha dejado influenciar por la moda de las barbas frondosas. Continuar leyendo “Las mujeres también tenemos pelos”