Barro

Entramos juntos. Me cedió el paso.

Nos miramos de arriba a abajo cuando el otro hacía que no miraba.

Nos juzgamos.

Sus ojos, brillantes pero no alegres. El cuello de su camisa, de marca pero raído y desgastado. Continuar leyendo “Barro”